Buscar
  • Cristian Romero

Energía y Rezago

Actualizado: jul 12

¿Qué tanto México necesita una verdadera reforma energética limpia?


No cabe duda que la explosión del gasoducto de PEMEX en el Golfo de México demostró algo: Un país que aplaude el lamentable 31% de energías limpias y festeja el 69% de energías fósiles, habla de nuestro escaso avance en materia energética.


Es una realidad innegable, que a comparación de otros años existe una mayor demanda de energía y que esta se estima siga creciendo hasta en un 60% en los próximos 10 años. Países como Estados Unidos, China, Canadá e inclusive Brasil, han apuntalado todos sus esfuerzos hacía nuevos tipos de energía.


Con datos del Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero en 2015, nuestro país emite 665,304.92 Gg de CO2, que representa el 1.4 de las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero (en adelante GEI); siendo así el país número 12 emisor de gases a nivel global.


Ante la emergencia y la necesidad de contrarrestar los efectos de los GEI, 195 países, en los que se incluye a nuestro país, ratificaron el Acuerdo de París en el que se busca reorientar el desarrollo hacia un mundo más sostenible. Los dos principales compromisos de México son el reducir un 25% sus emisiones de GEI y 51% de carbono negro, y reducir las emisiones del sector industrial general 35% de energía limpia en el 2024 y 43% al 2030.


No niego que desafortunadamente en México aún nos falte adquirir capacidad tecnológica y de innovación para esta nueva adopción, pero también he de mencionar que nuestra reforma energética desafortunadamente es una de las más rezagadas a nivel internacional.


Mientras que en Brasil el 85% de la energía consumida proviene de energías limpias, particularmente de la hidroeléctrica, la eólica y la biomasa, en México Comisión Federal de Electricidad celebró en 2020 que adquirió dos millones de toneladas de carbón.


En este tenor, lo que pretendo es generar en los lectores la perspectiva y el análisis de la importancia que resulta en nuestro país las energías renovables. No hablaremos de gobiernos, sin embargo, gobierno tras gobierno es un lamentable retroceso. En la Reforma Estructural de Energía, del sexenio pasado se incluían 86 contratos con un valor superior a los 2000 mdd. A 8 años de aquella polémica reforma, México, no avanzó. Hoy tenemos una política energética que adquirió una deuda de 12,000 mdd para la construcción de la Refinería de Dos Bocas.


La industria energética tiene que cambiar. El carbono y las energías fósiles no pueden seguir siendo promesas de campaña y reformas de gobiernos. Tan solo hace unos meses en abril, Forbes posicionaba a PEMEX como una de las 10 empresas más contaminantes del mundo con 23,000 millones de toneladas de dióxido de carbono desde 1965.


¿Qué esperan los gobiernos para potencializar los parques eólicos como “¿La Venta” en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca?


No hay que olvidar que es cierto. México, es un país petrolero. Sin embargo, creo es importante que Petróleos Mexicanos se someta a la rigurosa tarea de garantizar el menor impacto ambiental posible, y empezar a migrar. La empresa energética más importante del país no puede depender únicamente del petróleo. Juzguen ustedes. ¿La Reforma Energética que privilegia energías fósiles sigue siendo el camino que México debe de tomar? ¿Economía o vidas? ¿México está listo para dar el paso hacía las energías renovables?


58 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo